Relaciones abiertas

Ya hace muchísimo tiempo que la monogamia y el matrimonio tradicional está dejando de ser lo normativo en la sociedad y, aparte de haber surgido otros tipos de familia -como la monoparental y la reconstituida- que en otras generaciones se veían con malos ojos, también surgen nuevos tipos de relación. Las relaciones de pareja pueden abrirse de forma parcial, en determinados casos especiales o por completo, como es el caso de las relaciones poliamorosas. En este artículo quiero hablar de las distintas formas de abrir la relación, tanto parcial como completamente.

Tríos sexuales

Es una práctica muy conocida. Puede hacerse con dos mujeres y un hombre o viceversa, o los tres del mismo género, esto ya depende de las preferencias de cada pareja. La relación se abre únicamente durante este encuentro y fuera de él, se conservan las reglas de fidelidad acordadas previamente. Esta es una forma parcial de abrir la relación y puede ser también esporádica, por lo que la relación de base seguiría siendo de exclusividad.

trio

Swingers o intercambios de pareja

Como su nombre indica, consiste en buscar otra pareja -ya sea conocida o desconocida- y, literalmente, cambiar de pareja para el encuentro sexual. Hay clubs que se dedican exclusivamente a los swingers, aunque puedes ir en pareja a echar simplemente un vistazo y pasarlo bien. Igual que en trío, la relación se abre exclusivamente durante el encuentro, conservando las normas de fidelidad fuera de éste.

swingers

Fiestas sexuales u orgías

Las fiestas sexuales u orgías son más comunes en las comunidades que realizan prácticas BDSM. A diferencia de los tríos sexuales, aquí pueden participar más personas en el encuentro y es posible que también se conserven las normas de exclusividad y fidelidad fuera de estas fiestas.

Relación abierta

A diferencia de las anteriores que se basan en abrir momentáneamente la relación para realizar ciertas prácticas sexuales, en las relaciones abiertas se elimina la normal de la fidelidad llegando cada pareja a un acuerdo mútuo y a veces bajo circunstancias especiales (p.ej. sólo se permite si la pareja está de viaje). Aquí las relaciones que se mantienen con otras personas suelen ser sólo físicas, guardando la parte sentimental para la propia pareja.

Poliamor y relaciones poliamorosas

En el caso del poliamor o de las relaciones poliamorosas, los miembros de la relación están abiertos a enamorarse de más personas, pudiendo resultar en una relación de a tres o de a cuatro, en la que todos pueden estar enamorados de todos y incluso convivir como en cualquier relación convencional. Dentro del poliamor los miembros pueden guardarse fidelidad entre sí y no incluir a más personas o puede resultar en la combinación de relación abierta y relación poliamorosa. En las relaciones poliamorosas se considera a las personas como seres libres de enamorarse de otras personas y no como una propiedad única y exclusiva.

poliamor

Cómo abrir la relación de pareja

Antes de abrir la relación, es importante que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo por completo y no se haga por miedo a perder a la pareja. Así pues, hay que decidir de qué forma se va a abrir la relación, si se quiere hacer por completo o sólo realizar ciertas prácticas -las cuales pueden probarse una vez y ya no volverse a repetir-.

La comunicación va a ser un punto muy clave a la hora de abrir la relación de pareja, ya que debe hacerse con unas bases sólidas para evitar posibles discusiones en un futuro. Una vez hayáis decidido cómo queréis abrir la relación, sentaos a la mesa y redactar lo que en psicología llamamos un contrato de contigencias. ¿Qué es esto? Pues básicamente un acuerdo por escrito -como cualquier contrato- en el que describiréis detalladamente cómo vais a abrir la relación, las normas a seguir (p.ej. incluir a una persona más en la relación y con una es suficiente, sólo para hacer un trío, sólo cuando la pareja esté fuera de la ciudad…) y las consecuencias derivadas del incumplimiento del contrato.

Es importante que tengáis en cuenta que, sea cual sea la forma en la que se abra la relación, sigue siendo necesario el uso de preservativo para evitar la transmisión de ITS entre las personas implicadas. Por otra parte, estas formas de abrir la relación no deben utilizarse como tapadera para cometer una infidelidad (p.ej. me apetece acostarme con Fulanito o Menganita y entonces le propongo abrir la relación a mi pareja, y aunque no está muy segura, le convenzo aunque sepa que ella no lo va a hacer), siempre debe ser por acuerdo mútuo y consensuado. Ten en cuenta que tu pareja puede que no se sienta cómoda con este tipo de prácticas y/o relaciones, por lo que deberás respetar su decisión y mantener las normas de fidelidad si lo que deseas es continuar con tu pareja.

Si estáis seguros de que queréis abrir la relación y no sabéis muy bien por donde empezar, podéis consultar con un especialista que os ayude no sólo a abrir la relación sino a manejar los celos y las posibles dificultades que puedan surgir. Si necesitas asesoramiento para abrir tu relación, ponte en contacto conmigo por teléfono o Whatt’sApp en el 627187928 o por email a info@veronicavictorio.com y estaré encantada de atenderte.


Avatar

Verónica

Licenciada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche y Máster en Salud Sexual y Sexología Clínica por la UNED. Apasionada de todo lo relativo a la sexualidad saludable y las relaciones de pareja.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Puedo ayudarte en algo?