¿Por qué no puedo tener un orgasmo vaginal?

Voy a ser directa para contestar esta pregunta: porque eso que llamamos «orgasmo vaginal» no existe. El responsable de provocarte un orgasmo es tu cerebro, lo que cambia es la estimulación que te das para provocarlo (incluso puedes tenerlo en sueños sin ninguna estimulación física). Así que, tranquila, que no eres ningún bicho raro ni te pasa nada malo.

¿De dónde viene esa creencia?

Esta creencia viene de la teoría que tenía el señor Sigmund Freud, quien aseguraba que las mujeres durante la adolescencia alcanzaban el orgasmo con estimulación del clítoris pero, para alcanzar la madurez sexual debían tener orgasmos vaginales (provocados obviamente por el pene de su amante). Cabe destacar que en el interior de la vagina apenas hay terminaciones nerviosas (aunque hay ciertas zonas como el punto G y el cul de sac), de lo contrario, el parto sería inmensamente doloroso.

«Ya, pero es que tengo amigas que sí que llegan»

Primero, no te compares. Hay personas con muchísima facilidad para llegar al orgasmo y a otras les cuesta más. Por otra parte, la mayor zona de sensibilidad está en la entrada de la vagina, que es donde se encuentran los bulbos del clítoris que se llenan de sangre con la excitación. Cuanta más excitación, más se hinchan y cuanto más hinchados estén, más fricción habrá durante la penetración y más placer podrás sentir. Pero esto no tiene por qué pasarle a todas las mujeres, ni tampoco siempre que tengas un coito.

Anatomía del clítoris

«Pero es que quiero que mi novia llegue así»

¿Por qué quieres ponerle esa presión? ¿Te gustaría que ella pretendiese que llegases al orgasmo de una determinada forma? Que ella necesite estimular otras zonas para llegar, nada tiene que ver con tus capacidades amatorias. Cada uno/a es responsable de su propio placer y de compartirlo si lo desea. Lo óptimo es preguntarle qué le gusta y disfrutar sin someterse a la presión de llegar al orgasmo de ninguna manera.

¿Por qué no puedo tener un orgasmo vaginal?

Por otra parte, podéis probar posturas que favorezcan la estimulación indirecta del clítoris durante el coito. Pero insisto, lo más importante es disfrutar del encuentro, sin marcaros el objetivo de llegar al orgasmo de una determinada forma (ni siquiera llegar al orgasmo en sí debería ser una meta u objetivo). Por otra parte, te invito a que descubras tú misma cual es la manera en la que más te gusta y pruebes estimulándote de varias formas.

Si quieres más información o tienes dificultades para llegar al orgasmo, no dudes en contactar conmigo y lo vemos de forma individualizada en sesiones. Mándame un email a info@veronicavictorio.com o escríbeme al 627 18 79 28 y estaré encantada de atenderte.


Avatar

Verónica

Licenciada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche y Máster en Salud Sexual y Sexología Clínica por la UNED. Apasionada de todo lo relativo a la sexualidad saludable y las relaciones de pareja.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Puedo ayudarte en algo?