relaciones sexuales y menstruacion

Cada 28 de mayo se celebra el día de la higiene menstrual y con motivo de ello quería hablaros sobre un tema que a día de hoy, en pleno 2020, se sigue considerando tabú: mantener relaciones sexuales durante la menstruación.

Mitos asociados a la menstruación

En primer lugar, el tabú asociado a tener sexo durante la menstruación suele ir asociado a una serie de mitos que envuelven este fenómeno biológico tan natural de las mujeres, como por ejemplo:

No puedes bañarte durante la regla.
Esto es falso. La menstruación puede cortarse durante el baño, pero esto no interrumpe el ciclo de ninguna de las maneras. Durante los días de regla es muy importante mantener una buena higiene íntima.

No puedes quedarte embarazada durante la menstruación.
Falso, puedes quedarte embarazada si queda algún óvulo vivo, así que también debes utilizar métodos anticonceptivos como el preservativo durante la menstruación.

El dolor de regla es normal.
No, no lo es, puede estar provocado por otras afecciones, por el tipo de alimentación y el estilo de vida. Consulta un especialista en el tema, que evalúe tu caso personal, ya que los dolores menstruales son ignorados por el sistema patriarcal que vivimos y tomar ibuprofeno no es una solución.

Los anticonceptivos hormonales regulan la regla.
No, los anticonceptivos hormonales no regulan nada porque lo que hacen precisamente es impedir la ovulación. Se genera una «menstruación» sintética por deprivación de una de las hormonas, lo que hace que el útero se llene de sangre para prepararse para albergar a un bebé y, evidentemente, como no hay fecundación, a los pocos días de esta deprivación, se libera la sangre acumulada.

Las mujeres están de peor humor debido a la regla.
Esta afirmación no sólo es falsa, sino que es tremendamente machista. Nuestras hormonas varían durante todo el ciclo y aunque durante estos días podamos estar más sensibles, no tiene por qué ser motivo de un peor humor asociado e incontrolable.

La regla huele mal.
Lo que ocasiona el olor tan fuerte son los productos químicos que se encuentran en las compresas y tampones al contacto con la menstruación. Utiliza alternativas sostenibles como la copa menstrual, compresas de tela, bragas menstruales y free bleeding.

La regla engorda.
No es cierto, durante estos días puedes notarte más hinchada y puedes ser más propensa a la retención de líquidos, pero estos «efectos» desaparecen al finalizar la regla. Consulta con un especialista en nutrición que te ayude a tener una alimentación adecuada a cada fase de tu ciclo menstrual y evitar algunos de estos efectos.

Menstruación

Beneficios de tener relaciones sexuales durante la menstruación

Si bien hay bastantes mitos asociados a mantener relaciones sexuales durante la menstruación, también hay múltiples beneficios de practicar sexo durante estos días. Algunos de los beneficios son:

Alivio de los dolores menstruales.
Las contracciones uterinas que se producen durante el orgasmo, ayudan a aliviar las posibles molestias generadas durante la regla.

Aumento de la lubricación.
Durante la menstruación estarás, por lo general, más lubricada que de costumbre. Aprovéchalo.

Aumento del deseo sexual.
Debido al flujo de hormonas, puedes tener mayor deseo sexual durante estos días, no lo reprimas.

Aumento de la sensibilidad.
Durante estos días tus genitales también estarán más sensibles, por lo que recibirás más placer con menos estimulación. Disfrútalo.

Menstruación

Consejos para practicar sexo durante la menstruación

Si después de derribar los mitos asociados a practicar sexo durante la menstruación y conocer los beneficios que tiene has decidido darle una oportunidad, te proporciono a continuación algunos consejos que pueden ayudarte a sentirte más cómoda:

Conoce tu ciclo.
Lo primero que debes saber es cuáles son tus días más abundantes, cómo es tu sangrado, si tienes dolores… Ya que en tu caso particular puede que los primeros días estés más sensible y te pueda molestar o bien te resulte totalmente indiferente el día en que lo hagas. Ve probando.

La higiene es fundamental.
Si no has tenido relaciones sexuales con la menstruación antes, te sugiero que las empieces a tener después de darte una ducha o un baño, de modo que el flujo menstrual sea menos abundante. También puedes practicar sexo en la ducha o la bañera si te resulta más higiénico.

Primero, a solas.
Prueba a masturbarte primero y observa tus sensaciones. ¿Cómo te encuentras? ¿Notas algunos puntos que te generen más placer de lo habitual? ¿O, por el contrario, hay zonas que te resulten molestas a la estimulación? Aprende qué te gusta más durante estos días. No te cortes en usar juguetes, recuerda que se pueden limpiar después.

Coloca una toalla o sábana vieja debajo.
Si lo que te preocupa es manchar las sábanas, ayúdate de una toalla o sábana que no te importe manchar y cubre con ella tu cama. Así, no tendrás que preocuparte por eso.

Utiliza preservativo.
Tanto para protegerte de ITS, como para evitar manchar dedos, juguetes o el pene si es esto lo que os provoca aprensión.

Varía las prácticas sexuales.
Tener sexo no debe ser sinónimo de tener un coito. Si durante estos días no os apetece, o te resulta molesto, o cualquier otra razón, recordad que existe un amplio abanico de posibilidades y podéis masturbaros conjuntamente, practicar sexo oral (puedes utilizar un campo de látex para ello) o tener sexo anal.

La comunicación y el consentimiento son imprescindibles.
No todas las personas están de acuerdo en mantener relaciones durante estos días, así que la comunicación con tu pareja es imprescindible. Debe ser algo de mútuo acuerdo.

Y sobre todo, la que tiene que sentirse cómoda con ello eres tú. Te animo a que, si no has tenido relaciones sexuales durante la menstruación antes de leer este artículo, le des una oportunidad y lo pruebes. Al final te resultará tan normal y placentero como cualquier otro día del mes.


Avatar

Verónica

Licenciada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche y Máster en Salud Sexual y Sexología Clínica por la UNED. Apasionada de todo lo relativo a la sexualidad saludable y las relaciones de pareja.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *