Si me atrae otra persona, ¿significa que ya no quiero a mi pareja?

Esta es una pregunta muy común que genera muchas dudas sobre la relación de pareja que se tiene. De repente aparece alguien que aporta novedad a nuestra vida y hace que todas nuestras creencias sobre la pareja se desmoronen. Mi respuesta a esta pregunta tan común es: no necesariamente. ¿Por qué? Porque todo depende del caso en concreto. Así pues, dependerá de varios factores como la personalidad, la relación y el momento actual que está atravesando la relación.

La monogamia a inspección

Lo primero que hay que tener claro es que la monogamia a fin de cuentas es un invento de la sociedad. Hay muchas teorías sociales sobre su finalidad, pero no voy a meterme en eso ahora. El ser humano no es un animal monógamo por naturaleza, ya que somos capaces de sentirnos atraídos por más de una persona e incluso de enamorarnos de ellas como sucede en el poliamor.

Si fuésemos exclusivamente monógamos, no nos parecerían atractivos/as ni actores ni actrices famosos/as, por poner un ejemplo, ni tendríamos sueños eróticos con otras personas (cosa que no elegimos). Además, la creencia de «sólo tengo ojos para mi pareja» es uno de los mitos del amor romántico y es el culpable de estas dudas. Ya que somos capaces de sentirnos atraídos y/o de enamorarnos de más de una persona, es imposible que nuestra pareja sea el único ser humano que nos atraiga en este mundo. Otra cosa es el acuerdo de fidelidad que tengáis y que, aunque sientas atracción por otra persona, no significa que no lo vayas a respetar.

Ahora bien, el sentirnos atraídos por personas que están fuera de nuestro alcance como son los/as famosos/as, solemos pasarlo por alto. El problema está cuando esa persona es alguien más accesible (como puede ser quien te vende el pan o alguien que te acaben de presentar) y pone en duda todos los sentimientos que se tienen hacia la pareja.

Esta atracción puede deberse a la novedad, ya que esa persona nos aporta algo nuevo y podemos pensar que es mejor que nuestra pareja, aparte del papel que tienen las hormonas en la atracción y el deseo. Esta sensación suele ser una ilusión, ya que lo nuevo siempre parece mejor, pero no es motivo suficiente para que la relación tambalee.

Es una oportunidad para ver en qué estado se encuentra la relación

Lo primero es analizar qué está pasando actualmente en la relación y ver si en estos momentos hay cosas que no nos gustan, por ejemplo si estáis discutiendo mucho últimamente (o incluso si viene de tiempo atrás), hay problemas de comunicación o por los motivos que sean el sexo no va como tú quieres.

Puede que en realidad el fijarte en esa otra persona sea una forma de evitar afrontar esos problemas que han surgido en la relación. En este caso, lo mejor es hablarlo con la pareja tranquilamente y tratar de solventarlos entre los dos y, en caso de que sea necesario, consultarlo con un profesional que os asesore.

Si por el contrario, al poner la relación bajo análisis descubrís que en realidad no queréis continuar en la relación, es hora de sentaros con vuestra pareja y hablarlo. Esto no significa que se deba a que te gusta esa otra persona, simplemente ha podido ser un indicador de que las cosas no van bien. En la mayoría de los casos es así, aunque habrá otros en los que la relación se mantenía por comodidad y efectivamente esa otra persona puede acabar en ser una relación nueva.

En definitiva…

Vuelvo a recalcar que sentirse atraído/a por otra persona no significa necesariamente que hayas dejado de querer a tu pareja. Analiza bien la situación y cómo te sientes, nadie mejor que tú va a saber si realmente le quieres o no. En la mayoría de los casos es algo pasajero y se va cuando se resuelven los problemas identificados en la relación.

Si las dudas persisten después de analizar la situación, acudir a un especialista en parejas os ayudará de forma más eficaz.


Verónica

Verónica

Licenciada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche y Máster en Salud Sexual y Sexología Clínica por la UNED. Apasionada de todo lo relativo a la sexualidad saludable y las relaciones de pareja.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Puedo ayudarte en algo?